1 de junio de 2015

MANDUCA, LA GRAN MOCHILA PORTABEBÉS ERGONÓMICA

Desde que nació Ana me gusta mucho portearla. No sé explicarlo, sentirla cerca, la movilidad que ofrece si eres activa (mucha más que un carrito o sillita). Me resulta un sistema muy cómodo, viajar es un gusto llevando al bebé en portabebés porque te permite llevar un ritmo que con un carrito no podrías.

Pero encontrar una buena mochila portabebés está empezando a convertirse en algo complicado si no conoces exactamente qué características debes buscar.

Existen grandes marcas que hacen productos maravillosos que no terminan de acertar a la hora de diseñar sus mochilas portabebés, algunas incluso se empeñan  en "disfrazar" mochilas que no son adecuadas para que parezcan que sí. Hoy con mi post quiero ayudaros a encontrar una mochila portabebés perfecta.
Cuando nació Ana, pedí que me regalasen una mochila portabebés de una marca muy conocida y que me había recomendado mi matrona. Yo estaba convencida que había conseguido la mejor mochila del mundo y la verdad que me resultaba cómoda, Ana iba bien (menudas siestas se echaba).

Cuando creció un poquito me dí cuenta que la mochila que yo tenía no era adecuada y que pertenecía al grupo de las llamadas "colgonas"... no entiendo como sanitarios recomiendan marcas concretas si no son adecuadas...

Empecé a estudiar un poquito las marcas que había en el mercado y me decidí a probar una en concreto que me ha gustado muchísimo después de probarla varios meses, Manduca.

Pero entonces, ¿en qué tengo que fijarme al comprar una mochila portabebés?

Las Mochilas Portabebés deben ser Ergonómicas 

Es lo primero que tenemos que buscar. Una mochila debe ser ergonómica tanto para el bebé como para los padres.

¿Y cómo saber si la mochila que yo tengo o quiero comprar es ergonómica? 

Lo primero en lo que tenemos que fijarnos es en la posición que adopta el bebé cuando lo colocamos en la mochila. La posición correcta de sus piernecitas y caderas tiene que ser en forma de M o posición de "ranita", es decir, las rodillas siempre tienen que quedar por encima del culete, a la altura del ombligo. Últimamente estoy viendo que algunas marcas para conseguir una mejor posición del bebé aumentan el ancho del apoyo del bebé, pero cuidado, porque no por eso la mochila va a convertirse en 100% ergonómica ya que no todas consiguen la posición en M.





Otro detalle que podemos buscar para ver si la mochila es ergonómica es fijarnos en el apoyo de la cabeza del bebé. Uno de los puntos que a mi más me confundieron cuando mi matrona me recomendó la mochila "no ergonómica" fue que defendía que el apoyo de la cabeza sólo era correcto cuando era rígido. Después de mucho estudiar este tema me he dado cuenta que es todo lo contrario porque precisamente por su rigidez no se adaptan a la cabeza del bebé. Todas las mochilas ergonómicas tienen una solapa de tela flexible, regulable, que permiten adaptar la posición del bebé en función de su edad.



¿Qué mochilas tengo que evitar?

Las mochilas que no son recomendables son aquellas llamadas "colgonas", es decir, aquellas que tienen un apoyo del bebé tan estrecho que todo su peso recae en un único punto (sus genitales).

Mirad la diferencia:

Tampoco son recomendables las mochilas que permiten llevar al bebé mirando hacia delante porque fuerzan una posición antinatural de su espalda. Si os fijáis es fácil de ver, aunque como os decía al principio de ésta entrada algunas marcas en lugar de esforzarse en buscar un mejor diseño se empeñan en disfrazar los que tienen.

Que no os engañe el precio. Hay mochilas no ergonómicas que son más caras que muchas mochilas ergonómicas, por tanto, no siempre lo caro es mejor.

Cómo colocar correctamente al bebé en la Mochila Portabebés?

Por supuesto siempre mirando hacia nosotros. Las mochilas ergonómicas actuales permiten llevar al bebé tanto delante (apoyados en nuestro pecho) como a la espalda y muchas de ellas a nuestra cadera pero siempre deben estar mirando a nosotros.

La altura correcta es llevar al bebé a una altura que podamos darle un beso en la frente sin esfuerzo, como guía podemos fijarnos en la altura de su culete que debería quedar ligeramente por encima de nuestro ombligo.


¿Por qué me gusta tanto Manduca?


©       Está diseñada atendiendo a las sugerencias de los clientes, es decir es una mochila que está muy estudiada.
©       La mochila crece con tu bebé. Dispone de un reductor de asiento integrado para cuando los bebés son recién nacidos y de un respaldo ampliable, siempre opcional,  tan sencillo como poner y quitar una cremallera frontal.
©       Se puede utilizar desde el nacimiento hasta los 20 Kg.
©       Respeta la curvatura natural de la espalda del bebé, la mochila se adapta al bebé y no al revés.
©       La posición “M” o de ranita se consigue correctamente y sin esfuerzo, por tanto es completamente segura.
©      Es muy cómoda tanto para el bebé como para el porteador. No os imagináis las caminatas que me doy con Ana en su mochila y vamos perfectamente las dos, ella se duerme casi todos los días que la usamos.
©      Dispone de un cinturón con broche de seguridad que impide que se abra accidentalmente.
©      Permite colocarla frontal, lateral y en la espalda, en función de la edad y preferencias del porteador y bebé.
©      Está fabricada en algodón 100% orgánico.
©      Hay una variedad increíble de colores y modelos, a cual más bonita.





Si queréis ver todos los modelos disponibles de la Colección Manduca podéis hacerlo pinchando aquí. Son todas preciosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario